Médicos realizan cirugía de corazón abierto a bebé prematuro

Por primera vez en el país, médicos de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), realizaron una cirugía de corazón abierto a un bebé prematuro de poco más de tres libras de peso.

El procedimiento estuvo a cargo del doctor Juan León Wyss, gerente de Cirugía Cardiovascular Pediátrica de Cedimat, quien dijo que el bebé, de apenas un mes y pocos días de nacido, es el primer paciente operado con ese peso, el cual padecía endocarditis micótica, una infección que obstruía la vena cava inferior, aurícula derecha y la válvula tricúspide.

El especialista explicó la complejidad de la intervención debido al bajo peso del infante, la prematuridad y la masa en la aurícula derecha de origen infeccioso en el corazón.

Dijo que en este caso, el catéter umbilical probablemente llevó una infección al corazón por hongos, llamada micosis, específicamente candidiasis.

Asimismo, recordó que al llegar al centro, su estado clínico era muy crítico, debido a las condiciones extremas de inestabilidad, situación que hubiese provocado una eminente muerte de no haber sido intervenido a tiempo.

“En República Dominicana no ha sido sometido ningún bebé de tres libras y tres onzas a cirugía de corazón abierto, por lo que esto representa un hito para la ciencia médica local”, aseguró.
Explicó que su evolución fue muy buena y que le fue retirada la ventilación mecánica y que se empezó a alimentar del pecho de la madre y por sondas para ayudar en su crecimiento. Luego de la intervención, fue necesario varias semanas de terapia antifúngica vía intravenosa. El especialista dijo que la falta de este tipo de intervenciones en pacientes similares se debe a la desinformación y a la incapacidad de diagnosticar una cardiopatía o un problema como éste correctamente y a tiempo.

A su entender, esto haría que la mortalidad neonatal e infantil se redujera considerablemente, al recordar que aunque el país tiene un índice importante de desarrollo, tiene una de las peores tasas de mortalidad materno-infantil.

Para los padres de Justin, Yareynny Ramos y José Ramón Sánchez, llegar a CEDIMAT representó una luz al final del túnel, ya que recorrieron sin éxito varios centros de salud.

Al hablar del embarazo, la madre destacó que durante la gestación tuvo ciertas molestias y al cumplir las 34 semanas, empezó a perder líquido amniótico, por lo que su doctor le recomendó desembarazarla.

Dijo que al nacer, el bebé fue dejado interno y que le realizaron un electrocardiograma, en el cual se podía visualizar una masa, por lo que fue referido a Cedimat, donde los especialistas tomaron la decisión de intervenir al niño de inmediato. Dijeron que al momento de ingresarlo, se sintieron preocupados por la intervención. Al hablar de la evolución del pequeño, los padres dijeron que se sentían satisfechos por las atenciones recibidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *